domingo, 25 de enero de 2015

Magia

¿Conocen el truco de la caja y la sierra de acero? ¿O ese otro de sacar un conejo de la chistera? Bueno, hoy no quiero hablaros de ese tipo de magos sino de otros. No se si estarán de acuerdo conmigo, pero creo que un verdadero mago no se oculta tras una tela, ni necesitan unas cadenas para darle mas emoción al espectáculo porque permanentemente viven atados. Hablo de esas personas que luchan día a día mientras otros nos quedamos sentados en el sofá. Esas personas que se levantan antes que nadie para acostarse los últimos. Los que pase lo que pase nunca se rinden por muy difícil que sea el reto. Personas que realmente hacen magia, capaces de multiplicar las comidas de cada día para que sobre para el otro. Son quienes pasan en vela cada noche que salimos a divertirnos. Aquellas personas a las que apenas decimos te quiero, es más, discutimos por tonterías, aunque ella nunca se enfada del todo porque no hay nada que le importe más que tú. Hablo de las madres, esa mujer a la que le debemos todo. La verdadera magia vive en ellas, la magia, del día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario