martes, 17 de marzo de 2015

Ayer me olvidé

Ayer me olvidé de decirte te quiero. Guardé en mi cajón aquella carta en la que por primera vez quise decirte la verdad de mis sentimientos, aquella que te entregaría el primer sábado. Pues una vez mi corazón se equivocó y mi cabeza atendió a razones. Dándome cuenta así, que la verdad no es más que una ilusión que perdura en la mente del imaginario, pues la única verdad es que la muerte acecha incansable detrás de la esquina. Comprendí también que el amor es como un veneno sin antídoto, pues tan loco nos vuelve que incluso nos hace soñar. Quizás solo sea el echo de no tenerte, o producto de una vida llena de palos y pesimismo, pero ayer olvidé decirte te quiero, porque ayer, realmente me di cuenta que realmente te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario