lunes, 4 de mayo de 2015

Tras la pantalla

Solo son fotos, quizás ni siquiera son reales, pero se atreve a hablarle. Aún sin saber porque siempre leen lo que manda, pero rara vez contestan, con suerte, puede que reciba una nueva visita en su perfil. No deja de preguntar el porque no le hablan incluso suele cambiar su descripción y foto para intentar llamar más la atención, pero luego retrocede en lo hecho tras darse cuenta de que esa no es su verdadera identidad. Sonríe cuando alguien contesta y solo piensa en parecer simpático para que le siga hablando. Espera ansioso cada mensaje, incluso intenta esperar a contestar para no parecer desesperado. Su corazón le dice que se tranquilice, que tarde o temprano sonará la cancioncilla del mensaje, pero en su cabeza los minutos son horas. Simplemente, se siente extraño ante la rareza de que le digan hola, simplemente, todo el mundo, espera ansioso el mensaje y todos morimos al ver que esa persona, no contesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario