jueves, 23 de julio de 2015

Azul cielo

Fascinante ver el abrazo entre dos niños que se aman, que incluso sin saber que es amar, ellos expresan tal palabra con tal facilidad que parece increíble.
Todo el mundo ama sin saber por qué, se enamora sin entender, pero sus besos son los más cálidos. No importa la distancia, las horas frente al ordenador o el viaje en la autovía, pues ellos siguen empeñados en que se aman con toda su alma y que, esa persona que está más allá, será a la única que pueda amar. La falsa libertad que te ofrece esa persona es un sentimiento que no atiende a razones, no existen familiares ni amigos que puedan abrirte los ojos, no existe números ni kilómetros que puedan decir que no.
Las clases se convierten en horas pensando en como será el encuentro, cada frase del libro de lenguaje es solo un poema más para mandarle, las matemáticas son solo números, el arte se convierte en dibujar corazones con sus nombres dentro, en inglés, solo aprendes una frase, I love you, y religión, bueno, no es más que una contradicción.
Desean con toda su alma llegar a casa y plantarse frente al ordenador, pero un día llegan las preguntas, ¿me ama?, ¿que hará?, ¿porque tarda tanto en contestar?, preguntas y más preguntas cuyas respuestas no le convencen del todo.
A pesar de la distancia, a ambos le unen el mismo sentimiento, y, como no, los dos están bajo el mismo azul cielo.

2 comentarios: