miércoles, 22 de julio de 2015

Querida enemiga

Querida enemiga, dejame dar la vuelta al mundo para poder agarrarte por la espalda. Acariciar tu pelo con tanto cuidado como si de seda se tratara. Encontrar en tus ojos aquel tesoro que llamas amor, abrazarte tan fuerte que jamás podrías separarte de mi.
Inocente aquel que no te trata con cuidado, que no aprecia tu imagen de diosa desenfrenada, que no entiende la locura que presenta tu cuerpo, que desborda al verte caminar.
Bendita la locura siendo capaz de mantenerte cuerda, aunque a la vez me acabes volviendo loco a mi. Un ángel a cada hombro me dice que te deje marchar, que alguien espera al final del camino que debo caminar, prefiero seguir parado en esta estación de servicio, viendo como tomas aliento al repostar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario