jueves, 26 de noviembre de 2015

Futuro oxidado

Ya lo dijo alguien, evoluciona, pues no es lo mismo ser humano que persona. Así pues, los demonios interiores solo salen cuando crees ser dios por tener una oportunidad. Una oportunidad que a cualquiera de ustedes podría duraros cuatro años. No pienso que sea fácil gobernar un país en tal estado, pero si tenéis un solo matiz de honradez les ruego que lo escuchen.
No creo en la política, soy un ciudadano más afectado por la crisis que nosotros mismos creamos. No culpo a un gobierno de la ruina pues si este fuese el culpable, posiblemente ya estaríamos hablando de otro tema más drástico.
Pido desde aquí, a ustedes los cuatro grandes, que no dejéis de ser personas. Es tentador el deseo de tener una vida resuelta a base de sobres y maletines. Pero nunca un país tuvo tanto miedo.
Soy andaluz, aquí no tenemos grandes empresas ni nos sobra el dinero. Para cualquier persona de a pie, su empresa son los olivos y su finiquito el paro, pero esto solo a los mayores.
Tengo diecinueve años, para un régimen agrario tengo que conseguir sesenta peonadas y pagar noventa euros de seguro al mes durante un año, luego treinta peonadas más para al final, cobrar cuatrocientos veintisiete euros al mes.
Vivo una situación como la de cualquier joven, llámenme nini o lo que sea, pero no estudio ni trabajo porque el estudio es caro y el trabajo escasea. Para colmo, para trabajar tienes que saber antes, pero no dais oportunidad de aprender. Dentro de poco, las máquinas sustituirán al obrero, y el obrero no tendrá nada.
Solo tengo diecinueve años querido futuro presidente, pero mi futuro es tan negro como se volverá su alma. Los jóvenes no tenemos en quien ni en que confiar, y estamos desesperados, de verdad, no se si alguna vez sentiste como tu familia vio la desesperación, pero recuerdalo cuando nazca tu demonio.
Futuro presidente, por favor, sea usted nuestro rayo de esperanza, los jóvenes españoles lo necesitamos. Y algún día usted, también nos necesitará a nosotros, somos la cara y la cruz de una moneda oxidada. Por favor, ayudenos a tener futuro.
Atentamente: Un joven más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario