lunes, 22 de febrero de 2016

Trinchera de recuerdos

Recordar aquel falso si quiero como si fuese ayer, encerrada en la prisión que tu propio corazón creó y pensando en aquellos besos que un día fueron tus drogas. Así pues, como caminar por la arena dejando huellas de sangre, sientes como cada día tus pasos son mas dolorosos y tus esposas cada vez aprietan mas.
No tienes marcas de batalla, pero si hace tiempo que dejaste de luchar para intentar aferrarte a tu trinchera de recuerdos. Sabes bien, que sus armas son palabras y su defensa la indiferencia, pero tu propio miedo corroe tu cuerpo por aquel hijo que engendraste esa noche de alcohol.
Te sientes culpable de ver como el cuento se convirtió en pesadilla, como ahora es el príncipe el que esta encantado y no tienes hada madrina que convierta tu prisión en libertad.
Cada noche de pasión se convierte en un infierno, cambiando el olor ha azufre por olor a whisky de ocho años en el que el sueldo se convierte cada mes.
Por mucho que pregunten tus padres, siempre dices que estas bien y no pasa nada, pues tan aferrada estas a lo imposible, que solo confías en aquel que ya no cambia, incluso sueltas una sonrisa cuando pide perdón y te dice que nada se volverá a repetir pero, al día siguiente el cuento sigue su historia y esta vez, tu eres la abuelita a quien el lobo termina comiéndose y cuando te come, solo durante unos pocos segundos te arrepientes, pero ya es tarde, no hay escapatoria alguna. Solo te cabe el poco consuelo que te da pensar que tal vez se arrepienta gracias a la poca luz que le quede en su corazón y termine por hacerse a si mismo lo mismo que te hizo a ti.
A pesar de que las paredes son de papel tus vecinos no oyen cada discusión, cada llanto, solo oyen silencio y  en el mas estrictos de los casos, simplemente suben el sonido de la television pues en cosas de pareja nadie debe meterse. Al final, todos los vecinos se arrepienten pues la única llamada que ya pueden hacer, es a la policía denunciando asesinato. A esos vecinos, solo les quedan hacerse una pregunta,¿quien es mas culpable?,¿quien da o quien lo permite? De nada sirven ya las preguntas pero si la lección, pues todo lo que empieza por un comentario, acaba con un hecho.

1 comentario:

  1. Me encantaaa la entrada, es preciosa, desgarra tanto, es tan sincera y dolorosa. un saludo.

    ResponderEliminar