lunes, 4 de julio de 2016

Circo de emociones

Como un circo de emociones, donde el valiente equilibrista vaga por una cuerda a punto de romperse sin más ayuda que la pértiga que mantiene su ego, sin mas red que sus palabras y donde cada frase, puede ser la última y darse de bruces contra su propio cuerpo. La euforia o el golpe, a sólo una frase.
Como circo de emociones, donde el payaso ansía la risa rápida de su público, donde cada chiste es una prueba del deseo de su mirada y cada cara larga, hace de las mejillas del payaso las más frías y apagadas. La risa o el llanto, a sólo un chiste.
Como circo de emociones, donde el domador no tiene más látigo que su paciencia, donde no existe más jaula que la de su corazón ni más control que el de él mismo. Donde el amor puede ser impredecible y cada segundo, cambia la historia. Amor o desamor, solo a manos del tiempo.
Como circo de emociones, donde hablar con ella es un vaivén, y cada respuesta, un sentimiento aprendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario